Misíon

Involucrar a las iglesias locales y a los creyentes cristianos en la reflexión de la relación entre la justicia económica y la paz, entre el bienestar mínimo de las personas y la posibilidad de una paz duradera.

Ser testimonio hacía el mundo no eclesial y dar a conocer la voz de algunos sectores de la iglesia en torno a temas de injusticia y paz en el país.